búsqueda de directivos

 

Lo que es bueno para otros puede no serlo para mí

En ocasiones nos podemos dejar impresionar por un perfil deslumbrante, acompañado de unos resultados excelentes, sin embargo nos puede ocurrir como a aquel futbolista que es el crack de un equipo y que acaba como carne de banquillo en el nuevo equipo que lo ha fichado.

¿Qué ha sucedido? ¿Con el traslado se le ha olvidado marcar goles?

En la empresa como sucede en los equipos deportivos suele existir un problema:

Una persona idónea para otra empresa con un método y equipo de trabajo muy diferente no tiene porque serlo para mí.

template joomla